EL Pingüinito Psicópata Maniático Sexual (Cuarta Parte)

Osito había caído en un sueño profundo en el que se encontraba rodeado de sus amigos a quienes había tenido la oportunidad de visitar durante su aventura, cantando alrededor del árbol de navidad más grande y hermoso acompañado de sus hermanos osos mayores.

Por otro lado Harry cruzaba la vereda del bosque a toda velocidad para llegar al Taller de Santa antes que Osito y emboscarlo. Detrás de las ramas, desde la cima de la colina se podía ver en el fondo las luces brillantes del Taller de Santa. A lo lejos se escuchaban las dulces melodías que los jocosos elfos entonaban mientras trabajaban haciendo los juguetes que respartiría Santa Claus a tan solo unas cuantas noches.

Harry bajó la colina y se escondió detrás de una casita de uno de los elfos al cual pudo ver a través de la ventana. El pequeño ser estaba a punto de disfrutar de una cena casera tras una dura jornada de trabajo. El Pingüinito entró sigilosamente en la casita y se acercó al elfo por la espalda, tomó su cabeza entre sus aletas y con un movimiento rápido sin dejar lugar a cualquier reacción le rompió el cuello. Tomó el cadaver y lo escondió en el closet, se puso algunas ropas y salió de la casa con la esperanza de que nadie lo reconociera.

Harry continuaba entrando a las casitas y eliminando cualquier testigo de su precencia. Al parecer buscaba infiltrarse en la mansión Claus para tomar el lugar de Santa y así acabar con Osito en cuanto él llegara. A un costado de la mansión, Harry entró por los tubos de la ventilación y fue viendo en cada rejilla las habitaciones del lugar, cuando en uno de ellos descubrió a la señora Claus en una orgía con uno de los elfos y Rodolfo el Reno.

El Pingüinito salió del ducto de ventilación en el cuarto contiguo de donde se estaba efectuando la bacanal y lleno de odio recordó la vez que fue traicionado por su ex-esposa y su ex-mejor amigo, y si algo le causaba más rabia que el racismo era la infidelidad. Se olvidó por un instante de su venganza contra los osos polares y esperó a que los ocupantes del cuarto de junto comenzara a salir.

El primero fue el pequeño elfo, quien fuera sorprendido por Harry y un hacha que lo partió en cachitos. Rodolfo salió después y cuando vio el cuerpo descuartizado del elfo grito horrorizado:

-PERO QUE DIABLOS PASÓ AQUÍ?
-Es lo que les pasa a los hijos de puta traidores como tú!!!
-Quién eres?
-El nombre es Harry….. Harry Von Pengüin…. pendejo, y ahora es tu turno de morir!!!!

Con escopeta en mano disparó a Rodolfo en el pecho y luego entró a la habitación donde estaba la señora Claus terminando de vestirse:

-Es tu turno puta!!!

Le disparó hasta vaciar los cartuchos y en lugar de señora Claus solo quedó un cuerpo frío y casi irreconocible. El sonido de los disparos alertó a otros elfos que hicieron sonar las alramas. Harry no tuvo más opción que escapar antes de que llegara la policía.

Durante su huída pasó al área de producción eliminando a cuantos elfos bloquearan su camino, llego a los controles principales y disparó sobre ellos para causar un corto. Pronto ese cuarto comenzaba a incendiarse y todos los sistemas se volvían locos. El taller ya estaba en llamas y en medio del caos Harry logró escapar sin problemas.

Osito despertó instantes más tarde y continuó su camino pero no pudo llegar más lejos de la banda amarilla de la policía. Sus ojos se llenaron de lágrimas mientras veía como el Taller de Santa era devorado por las llamas. A lo lejos pudos ver al regordete hombre del traje rojo mientras subía al asiento trasero de una patrulla:

-Disculpe oficial, qué pasó aquí?
-Lo siento hijo no puedo decirte con exactitud pero…. al aprecer Santa lo hizo
-Qué?
-Por las pocas pruebas que hemos podido rescatar entre todo ese desastre encontramos que la señora Claus sostenía romances con los empleados del Taller, Santa debió haberlo descubierto y perdió la cabeza asesinando a su esposa, a Rodolfo y a los elfos, luego prendió fuego al Taller, aunque por ahora todo son especulaciones
-No puede ser….
-Lo siento pero es lo que indican las pruebas. De hecho estamos investigando otra serie de asesinatos en la villa donde las víctimas han sido Don Rata, Capi Morsa, Foquita, el Conejo Lechero y lamento decirte esto pero…. también tus hermanos

Osito caminaba de regreso con las lágrimas que invadían su rostro. Ahora sus ilusiones de habían roto y la esperanza de una navidad feliz se esfumaban. Su triste caminar lo llevó hasta la explanada de la villa donde se encontraba el árbol de navidad gigante que adornaba la villa. Contemplo la belleza del árbol y miró la punta donde un ángel brillaba con toda su intencidad. Osito se limpió el rostro y sonrió dando gracias de que estuviera vivo para precenciar el espéctaculo de luces que tenía frente a sus ojos. De pronto sintió un viento helado recorriendo su cuerpo. Abrió los ojos y bajó la mirada. Sangre salía de su pecho ahora perforado por un pino artifical clavado desde su espalda, escuchó la voz burlona de Harry:

-Feliz Navidad pinche Osito, jejeje
-Por qué?
-Admira el árbol de tu corazón

Harry se fué, dejando el cuerpo de Osito desangrándose sobre la blanca nieve que cubría la villa entera

FIN

El Pingüinito Psicópata Maniático Sexual (Tercera Parte)

El Conejo Lechero echó un vistazo dentro de la pasteurizadora pero no vió nada fuera de lo común. Las calderas seguían hirviendo la leche a temperaturas extremas mientras otras máquinas ordeñaban a las vacas en los corrales. A pesar de que nada parecía fuera de lo común, el Conejo Lechero sabía que algo andaba mal. Una gota sudor resbalaba por su frente entnoces se la limpió con su pañuelo:

-Uffff, vaya que está haciendo calor

Entonces lo supo, la temperatura había subido. Los vapores de las calderas continuaban saliendo y acumulándose alrededor haciendo que la visión fuera confusa. El Pingüinito aechaba a su presa desde las sombras mientras el Conejo comenzaba a toser sofocado por el aire denso y caliente. Quiso apoyarse en los pasamanos por que sus piernas ya no lo aguantaban, pero los tubos ahora estaban tan calientes que se quemó las manos:

-Aaahhh!!!
-Parece que estas agonizando en dolor
-Quien eres?
-Acaso no me recuerdas?
-Harry? No puede ser, tú estabas muerto!
-Solo viste lo que quisiste ver, al igual que el Don, pero él ya no vive más y pronto le harás compañía si no me dices a donde va ese pinche Osito
-No te lo diré, no soy un soplón!
-No te hagas pendejo, que bien se que fuiste tú quien me delató, ahora se fiel a tu naturaleza de hablador y dime a donde chingados va ese puto Osito?
-Púdrete!

Harry le volteó un putazo en la cara al Conejo Lechero y lo mandó al suelo que estaba caliente. Le pisó la cabeza contra la rejilla hirviente y su cara se marcaba entre chillidos y suplicas de piedad:

-Detente. Por favor detente. Te diré lo que quieras
-Así esta mejor
-Osito va al taller de Santa, si tomas la vereda que cruza el bosque podrás darle alcance
-Conozco las rutas comerciales del Don, no tienes que recordármelas, ya me voy
-Harry, espera…. Estamos en paz verdad?

Harry lo miró y sin darle tiempo de reaccionar sacó una pisotla y le disparó siete veces en el pecho:

-Eso es por que siempre fuiste un pinche chismoso

El cuerpo del Conejo cayó en una caldera con leche que se iba tiñendo de rojo.

Mientras tanto Osito se encontraba a mitad de su camino hacia el Taller de Santa pero decidió recostarse un rato bajo un arbol para descansar por que se sentía con mucho sueño debido a que aún estaba bastante lleno de las galletas que había comido.

Será este el momento en que Harry lo encuentre y cobre su venganza?

No se pierdan el próximo capítulo de Una Navidad en la Villa Coca Cola

EL Pingüinito Psicópata Maniático Sexual (Segunda Parte)

Capítulo 2: El Igloo de cristal

Osito había llegado a orillas del lago, donde vivían el Capi Morsa y la Foquita en un igloo, con la esperanzq de que llos tuvieran todavía un árbol de navidad como le había indicado Don Rata antes de ser brutalmente violado y casi igual de brutalmente asesinado por Harry.

Cuando la Foquita vió a Osito que llegaba se alegro y sacudiendo sus aletas le dió una cálida bienvenida:

-Osito!!!! Me da gusto verte, que haciendo por acá?
-Pues ando en una busqueda del árbol de navidad perfecto para darles una lección de espíritu navideño a mis hermanos mayores
-Árbol de navidad dices? Pues fíjate que nosotros tenemos uno guardado, bueno, eso espero

Foquita y Osito entraron al igloo y se pusieron a buscar dentro del armario el tan anhelado árbol pero no pudieron encontrar nada:

-Lamento decirte que si no está aquí es muy probable que el Capi Morsa lo haya deshechado ya
-Diantres! Ahora que voy hacer?
-La verdad es que podrías ir al taller de Santa, seguramente él tendrá alguno, y si no te podría fabricar uno, no creo que se pueda negar a ti, ya que has sido tan bueno con todos
-Que buena idea! Gracias Foquita, ya me voy, no queda mucho tiempo

Osito se fue hacia el Taller de Santa y la Foquita preparó una ducha ya que se habían ensuciado mucho buscando en el armario. Una vez en la calidez de su tina, Foquita se relajaba y casi cae en un profundo sueño cuando un ruido la hizo reaccionar:

-Que pasa? Quien está ahí?
-TU PUTA MADRE EN PATINES!!!!
-Auxilio el PPMS!!!
-YA TE CARGO LA VERGA HIJA DE LA CHINGADA, JAJAJAJAJA

Harry arrancó el tubo del toallero de la pared y comenzó a golpear la cabeza de la Foquita hasta que ya no quedó nada más que golpear que un charco gelatinoso de sesos y sangre. Minutos más tarde el Capi Morsa regresaba y encontró en la sala el cuerpo despellejado de la Foquita y la impresión casi lo mata pero el Pingüinito se le adelantó y con un movimiento rápido golpeo al Capi Morsa tumbándole los colmillos. Harry recogió los colimllos y se los clavo en repetidas ocasiones en el pecho al pobre Capi. Luego de tener sexo con los cadaveres de sus víctimas volvió a seguir el rastro de su presa principal……..Osito.

Capítulo 3: LA Leche del Conejo

En su trayecto al Taller de Santa Osito sufrió de un ataque repentino de hambre, así que se desvió hacia la casa del Conejo Lechero para ver si él podía obsequiarle un poco de leche y galletas:

-Señor Conejo Lechero!!!- lo llamaba Osito – Se encuentra en casa?
-Adelante, adelante, estoy en la pasteurizadora, en un momento salgo
-Gracias
-Hola Osito, como estás?
-Bien gracias, y usted?
-También bien, y tus hermanos?
-La última vez que los vi me estaban deseando suerte en mi viaje
-De que viaje hablas?
-Ando camino al Taller de Santa para pedirle un árbol de navidad
-Ah que bien, pero creo que estás un poco fuera de rumbo
-Lo que pasa es que me dió hambre y pasé por aquí para ver si no es mucha molestia que me obsequiara un poco de leche y galletas si no es mucha molestia
-Pero por supuesto que no, estaré gustoso de ayudarte, sírvete lo que necesites

Después de saciar su apetito Osito salió de casa del Conejo Lechero quien le bendijo en su viaje. El Conejo Lechero regreso a su pasteurizadora pero notó que la puerta estaba abierta:

-Pero si yo la cerré – dijo para sí mismo – Que extraño!!

……….つつぐ

Ciclo literario del Abuelo


Hola gente, que tal?

En esta edición vengo a ofrecerles literatura de la buena, literatura para reir, para llorar, para emocinarse. Pero antes quiero presentarles a un personaje transportado directamente desde el retorcido mundo que es mi mente y se trata de nada más y nada menos que este pingüinito que se encuentra a la derecha. Su nombre es Harry Von Pegüin también conocido como el Pingüinito Psicópata Maniático Sexual (PPMS pa los cuates). Sus orígenes datan desde mi vida como estudiante de preparatoria en donde “publiqué”, po así decirlo, la primera de sus historias, la cuañ causó gran conmosión entre mi círculo de agremiados que se deleitaron con el comic protagonizado por este simpático y carismático personaje.

Les escribo todo esto por que aquí, será el nuevo hogar de las aventuras del PPMS. He tenido muchas ideas sobre secuelas y sagas de mi personaje pero por falta de tiempo y dedicación pues no han pasado de escritos mediocres, bocetos a medio hacer y demás. Prefiero mejor que usen su imaginación y en vez de dibujitos puedan visualizar cada una de las acciones del pingüinito mientras hace de las suyas.

Así pues les entrego la primer novela Best-Blogger jamás escrita. Una transcripción de la primer aventura de Harry, básada en los personajes de la famosa industria refresquera:

Una Navidad Coca-Cola


Bienvenido lector a un mundo lleno de magia, un mundo donde sus habitantes viven en constante armonía y donde los buenos deseos abundan, sean todos bienvenidos a La Villa Navideña Coca-Cola, ubicada en el Polo Norte. Nuestra historia comienza en la cueva donde vivían tres osos polares, que eran hermanos, los dos osos mayores ya eran muy viejos para sentirse emocionados por las fechas navideñas, pero el más pequeño, llamado simplemente Osito quería mostrarles a sus hermanos que el espíritu de la navidad no debe ser olvidado al crecer. Así que salió en busca del arbol mas grande y hermoso para ponerlo en su cueva y enseñarles esta importante lección a sus hermanos más grandes.

Osito se despidió y con el corazón lleno de esperanza dió inicio a su búsqueda, sin percatarse que en las sombras era vigilado por el Pingüinito Psicópata Maniático Sexual. El PPMS era un desquisiado que albergaba un tremndo odio hacia los osos polares, ya que de pequeño había sufrido abusos de parte de los Osos del Ku Kutz Klan por el color de su piel. Ahora que había crecido y tenía las fuerzas necesaria podría cobrar su venganza y exterminar a cada oso polar de la zona.

Cuando Osito desapareció entre las duna de nieve, el PPMS entró a la cueva:

-Quien anda ahí? – dijo el oso mayor – Osito, eres tú?
-Con quien hablas?
-Oh, hermano oso menor, me has dado un susto tremendo, creí que alguien había violado la seguridad de nuestra guarida
-Bueno hermano oso mayor, no quisiera alarmarte, pero en verdad que yo he escuchado algo y creí que había alguien más contigo en la cueva
-No hables así hermano oso menor, en verdad haces que se me ericen los pelos del lomo

Ambos comenzaron a reir para alejar la idea del susto de sus mentes cuando de pronto escucharon un ruído que provenía de lo más profundo de la cueva:

-Que ha sido eso hermano oso mayor?
-Espera aquí, no te muevas, iré a investigar

El oso mayor fue adentrándose en la oscuridad de la cueva y su figura blanca casi era imperceptible para su hermano. un grito aterrador se escuchó de entre las sombras, algunas cosas caían, otras se rompían, era una pelea sin cuartel. El oso menor le gritaba a su hermano para saber si se encontraba bien pero no había respuesta. De pronto la figura del oso mayor comenzó a salir de nuevo a la luz. Lleno de rasguños, golpes y algunas manchas de sangre:

-Hermano oso mayor! Estás bien?

No hubo respuesta, simplemente cayó de rodillas y luego su peso lo tiró boca abajo. Una estalactita estaba clavada en su espalda:

-HERMANO OSO MAYOR! Tengo que pedir ayuda!

Pero antes de que pudiera asomar la cabeza fuera de la cueva, frente a él se encontró con la cara sonriente y cubierta de sangre del PPMS:

-Qué le has hecho a mi hermano? mejor dicho, por qué?
-YA SE CHINGARON PUTOS!!!!

El PPMS le saltó al cuello y comenzó a estrangularlo, clavando sus uñas y sus aletas hasta mas no poder. El oso peleaba pero no podía sacudirse al pingüino por mas que lo intentaba, poco a poco sus fuerzas fueronn disminuyendo hasta que por fín se quedó inmóvil. Harry arrastró los cadáveres y los colocó en uns posición sexual para luego alejarse de ahí siguiendo el rastro del pequeño Osito.

Capítulo 1: La estación de trenes

Osito había dado inicio a su búsqueda pero no sabía a donde ir, así que decidió visitar a Don Rata, el conductor del ferrocarril de la Villa CC, para ver si le podía ayudar e indicarle si en algún lugar de los que haya visitado podría encontrar el árbol de navidad de sus sueños:

-Hola Don Rata, cómo está?
-Osito! Que agradable sorpresa, estoy muy bien, gracias. Dime, que te trae por acá?
-Don Rata, usted ha viajado mucho verdad?
-Claro que sí
-Entonces conoce muchos lugares?
-Todos los rincones de la villa, desde la choza de la morsa hasta el Taller de Santa
-Y dígame Don Rata, sabe donde haya árboles de navidad en esta Villa?
-Sí se, pero realmente dudo que encuentres alguno, los leñadores han limpiado la zona y los árboles han sido enviados a todo el mundo
-Diantres :'(
-No me hagas mucho caso Osito pero creo que en casa del Capi Morsa le sobra algún árbol
-Gracias Don Rata iré para allá inmediatamente
-Suerte Osito, y recuerda que el árbol más hermoso es aquel que vive en tu corazón

Osito se fué a casa del Capi Morsa y su primer oficial Foquita, despidiéndose de Don Rata agitando los brazos en el aire.

Don Rata regresó a sus labores mientras pensaba en la inmortalidad del cangrejo. Entonces una voz irrumpió su letargo vespertino:

-Que hermoso…..“el árbol de tu corazón”
-Oh, no! Auxilio! El PPMS me persigue!
-Cállate pendejo!!!! No eres a quien busco, pero será mejor que no te metas en mi camino, así que mejor dime…. a donde chingados va ese PUTO Osito?
-No dejaré que lastimes a Osito, tendrás que pasar sobre mi cadáver
-Conste que tú lo pediste

Harry atacó a Don Rata y con un golpe en la nuca lo dejó inconciente y de bruces, entonces se lo cogió. Cuando Don Rata despertó, se econtraba atado a las vías del ren y con el culo reventado chorreando sangre y mierda. Intentó inutilmente deshacerse de sus ataduras cuando escuchó la locomotora dirijirse hacia él a toda velocidad mientras Harry reía con voz chillona y macabra. Lo último en pasar por la mente de Don Rata fueron las llantas del cabus del tren que ya no habían dejado rastro alguno de la existencia del roedor.

…………つつぐ